Portada

MUJERES MORMONAS: Un sitio virtual para “sentarse a los pies de Jesús”

Siempre llena de satisfacción, y resulta digno de encomio, apreciar el espacio que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Iglesia Mormona) concede a las mujeres, en base al sincero reconocimiento del rol preponderante que desempeñan en el Plan de nuestro Padre Celestial, y su fundamental e insustituible participación dentro de la Iglesia.

Mormon Women MeetingPor donde miremos, podemos encontrarnos con mujeres que han tenido un destacado protagonismo en las manos de Dios, para sus santos propósitos. Y podremos sacar grandes enseñanzas espirituales contemplando los diversos aspectos de su misión como hijas de Dios, que nos revelan las Escrituras.

No es casual que los designios divinos hayan determinado que la primera persona que pudo ver al Señor Jesucristo resucitado, fuera precisamente una mujer.

Un sitio virtual como éste, resulta en consecuencia necesario. Mujeres Mormonas es un punto de encuentro de enorme utilidad para potenciar el ministerio de la mujer SUD, dilucidar sus inquietudes particulares, facilitar la expresión de sus testimonios,, y alimentar su vida espiritual de modo tal que acreciente su vida misional, y desarrolle sus aptitudes y su desempeño en la Iglesia, en el hogar y en la sociedad.

El Libro de Mormón nos refiere información respecto a Saríah, la esposa de Lehi y madre de Lamán, Lemuel, Sam, Nefi, Jacob, José y algunas hijas (1 Ne. 2:5; 5:6). ¡Cuánto podemos meditar y reflexionar sobre su importante misión! ¡Cuántas enseñanzas vitales podemos vislumbrar y deducir contemplando en espíritu su valor y su vida de fe, obediente y dócil a la voluntad de nuestro Padre Celestial! ¡Qué potente testimonio como madre de familia!

Todo mormón puede, además encontrar un ejemplo de fe y de valor similares considerando la vida de Emma Hale, esposa del profeta, vidente, revelador y apóstol de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y de su fervorosa tarea de respaldo a la Obra de Restauración que el Eterno Dios puso en manos de su esposo.

Toda mujer mormona debe reconocer la importancia de su influencia, y animar su corazón sumiendo su responsabilidad de hacer brillar la luz de Cristo en el mundo, desde el lugar en que se encuentre, dando lo mejor de sí para el Señor.

En Lucas 10:38-42 encontramos el relato de dos hermanas, Marta y María. Ambas creyentes verdaderas, pero Marta aparece en este caso culpable por estar ocupada en cuestiones secundarias.

Las responsabilidades del mundo pueden convertirse en una trampa si nos impiden servir adecuadamente a Dios. Todo se nos quitará, cuando nosotros mismos seamos quitados de esta vida, pero nada podrá quitarnos el amor de Cristo. Ni hombres, ni demonios.

María estaba sentada a los pies de Jesús oyendo su palabra, dispuesta a recibir la verdad. Su expresión de devoción y cariño nos enseña que un buen testimonio no es menos meritorio por brindarlo en una casa (o en este caso que nos ocupa, en un espacio virtual).

Mujer Mormona: Aplícate con fervor en las cosas que nunca te serán quitadas. Sirve a tu prójimo, porque sirviendo a los demás estás sirviendo a Dios.

De verdad te digo: Tendrás infinito gozo en tu corazón cuando el Salvador mismo te dé su aprobación por haber elegido la mejor parte.

1 comentario

  1. Priya dice:

    La oración es una herramienta muy importante que tenemos los seres humanos para poder comunicarnos con nuestro Padre Celestial. Es el medio por el cual podemos agradecer por las muchas bendiciones recibidas y también nos sirve para pedir por cada una de las necesidades que tenemos. Nuestro Padre Celestial siempre está dispuesto a escucharnos y a ayudarnos a aliviar nuestras cargas.

Deja un comentario

Búsqueda


 

Adorar con nosotros

La Escritura del día

He aquí, muchos son los llamados, y pocos los escogidos. ¿Y por qué no son escogidos? Porque a tal grado han puesto su corazón en las cosas de este mundo, y aspiran tanto a los honores de los hombres, que no aprenden esta lección única: Que los derechos del sacerdocio están inseparablemente unidos a los poderes del cielo, y que éstos no pueden ser gobernados ni manejados sino conforme a los principios de la rectitud.

D&C 121:34-6

Temas populares

Enlaces

Otros enlaces útiles